Es fundamental que antes de comenzar a escribir tu currículum tengas bien clara la información que vas a dar, así como el orden en que vas a hacerlo.

El currículum tiene que presentar los datos de forma clara y concisa, bien explicada y sin rodeos. Ten en cuenta que sólo tendrás una breve oportunidad de causar buena impresión a quienes te tienen que contratar. Aprovéchala.

Por ello, antes de ponerte a redactar el currículum, es importante que te plantees y respondas a una serie de cuestiones.

  • ¿Para quién voy a escribir el currículum?
    Debes conocer la empresa para la que quieres trabajar y saber qué es lo que busca. Así podrás enfocar el currículum en aquello que puedas ofrecerles.
  • ¿A qué puesto me voy a presentar?
    Es bueno tener en mente el puesto concreto y conocer cuáles son las habilidades que requiere.
  • ¿Tengo la preparación necesaria?
    Plantéate si tienes los requisitos que te exigen. Si los tienes, destácalos. Además si te has reciclado o actualizado recientemente, indícalo.
  • ¿Cuáles son mis logros profesionales?
    Céntrate en aquello que sabes hacer bien y de lo que te puedes sentir satisfecho.
  • ¿Cuál ha sido mi experiencia profesional anterior?
    Analiza tu trayectoria profesional. Busca formas de plasmar positivamente los periodos sin trabajar y encuentra las partes positivas de cada tarea que has hecho.
  • ¿Sé hablar idiomas?
    Los idiomas son uno de las capacidades más demandadas actualmente por las empresas. Si sabes alguno, destácalo.
  • ¿Domino la informática?
    Haz un listado con aquellos programas que conoces y analiza cuál es tu nivel de manejo. Resalta aquellos que puedan interesar a quien ha de contratarte.

Una vez contestadas estas cuestiones seguro que tendrás una visión general más clara de cómo tiene que ser o cómo deberás organizar tu currículum. Es el momento de comenzar a escribir.